Cierra los ojos e imagínate entrando por tu casa, pasea habitación por habitación y cuenta cuántas ventanas tienes en total. ¿Lo sabes? Esto es gracias a tu visualización, ¡base de la memoria visual!

 

La visualización es la capacidad de crear imágenes mentales, imaginarte la forma, color y tamaño de lo que quieras. Además la relacionamos con el resto de sentidos, si visualizamos una fresa podemos ponerle tacto, sabor, olor y, en el caso de otro objeto diferente, sonido.

 

Esto es gracias a la integración de la intofmación y la memoria sensorial, pero...

 

  • Imagínate un yogurt
  • Ahora, imagínate el sabor de un plátano
  • Por último, imagínate el ruido de la puerta al cerrarse de forma brusca

 

¿La imagen sólo lo has imaginado la primera vez, o en todas te has imaginado los objetos?

 

Seguramente hayas visualizado el objeto las tres veces, suele ser difícil separar la memoria visual del resto de memorias sensoriales, ya que suele ser la dominante.

 

 

¿En qué nos ayuda la memoria visual?

 

 

A muchísimas cosas, la información visual ocupa el 80% de información que recibe nuestro cerebro, por lo tanto, la memoria visual debería ser la más desarrollada para integrar y recuperar cuando necesitemos las máximas experiencias posibles.

 

La memoria visual nos ayuda a orientarnos, recordar quién había al vivir alguna experiencia pasada, aprender a leer y escribir, comprender qué leemos, retener información importante...

 

...¡Nos ayuda a pasar de la lectura silábica a la lectura global y poder visualizar y comprender lo que leemos!

 

Al principio, cuando aprendemos a leer, nos fijamos letra por letra para poder decodificar, pero cuando llevamos tiempo leyendo, al integrar la lectura, solo necesitamos dar un vistazo para saber qué pone. La forma de la palabra, nos lleva a experiencias anteriores y sabemos cuál es sin tener que ir a mirar letra por letra, leyendo así en globalidad.

 

Entonces un buen lector, no necesita mirar todas las letras, solo con un vistazo a la palabra sabe qué pone, incluso si la palabra no está ordenada de forma correcta. Por ejemplo:

 

La pleota era de cloor vrede

 

Seguro que no te ha llevado nada de tiempo entender qué pone.

 

 

Hay niños que tienen una buena velocidad lectora pero, sin embargo, no son capaces de retener nada de lo que leen. Si no eres capaz de asociar las palabras a sus imágenes, es mucho más difícil comprender lo que lees. Aquí también enrta en juego la memoria visual, ya que si cuando leemos, directamente visualizamoslo que vamos leyendo, tendremos comprensión.

 

Imaginaros leer sílaba a sílaba y no comprender lo que leemos, ¿para qué leemos entonces?, así no podemos disfrutar ni aprender de la lectura, al contrario, se nos puede hacer pesado y frustrante. Así se siente un niño que le cuesta leer de forma global o comprender lo que dice el texto. 

 

 

¿Cómo podemos trabajar la memoria visual?

 

¡Trabajando la visualización!

 

  • Explicando cuentos a nuestros peques y que ellos se imaginen las historias
  • Jugando a las descripciones sin mirar los objetos
  • Haciendo que miren una imagen, cierren los ojos, se la imaginen y luego describírtela o dibujarla
  • Pintar una imagen de memoria, habiendo visto anteriormente la muestra
  • Memories
  • Trabajando la bolsa de sensaciones (colgado en IGTV en @mamaoptometrista)
  • Y muchísimos más juegos....

 

Os dejo algunos descargables para trabajar la visualización y la memoria visual en la sección de descargables, poco a poco iré añadiendo más cositas.

 

Con los memories, además de trabajar la memoria visual, podemos trabajar:

  • Colores
  • Animales
  • Emociones (memory de expresiones faciales)

 

Además trabajas la atención, la concentración, respetar los turnos, coordinación ojo-mano... y lo mejor, ¡con el juego siempre se integran muchísimo mejor TODAS las experiencias y conocimientos!

 

¡Espero que os haya gustado!

 

¡Nos vemos a la próxima!